Seguidores

martes, 13 de noviembre de 2007

La seriedad del juego.


"No se aplique muy duramente al trabajo. Dios tomará cuidado de todo, y le dará fortaleza para hacer todo lo que será preciso hacer. El resto está en Sus manos. Realice lo suyo enteramente en Su Amor y Su cuidado y no se preocupe por nada. En estos días usted debería ser conducido por Él hacia su destino, y haga lo que sea preciso más como un juego que como un trabajo, lo cual significa que no es serio: pues lo más serio para la vida de un cristiano es jugar. La seriedad del juego cristiano es la única seriedad genuina".


Thomas Merton a Jacques Maritain. 11 de junio de 1963.

1 comentario:

Caridad dijo...

"DIOS TOMARÁ CUIDADO DE TODO"
Qué gran consuelo, paz y serenidad encierra este pensamiento de TM.
Cuando estoy confusa, preocupada por problemas personales y sobre todo familiares que quisiera resolver... y no puedo, qué cosa puedo hacer mejor sino dejarlo todo em manos de Dios con la seguiridad de que EL SE CUIDARÁ DE TODO Y DE TODOS.
Gracias por seguir compartiendo. He estado una semana fuera y echaba de menos asomarme cada día al encuentro de los amigos de TM.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.