Seguidores

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Gracias, Henri.2


“Dios nos deja elegir. Decir si o no al amor. Dejarme a mí la elección es respetar mi libertad de persona. Dios, que me ama en libertad, quiere mi amor en libertad. Esto significa que él no es una posibilidad. La vida eterna no es un hecho predeterminado. Es el fruto de nuestra respuesta humana”.

“Sólo tengo una cosa clara. Hay que vivir bien cada día. ¡Qué verdad tan simple! Tengo que confiar en que la pizca de amor que siembro ahora producirá muchos frutos, aquí en este mundo, y en la vida futura”.

“He de ver los sacramentos como la entrada a una experiencia nueva del poder sagrado de lo ordinario”.

“No dejo de sorprenderme ante el hecho de comprobar las muchísimas personas que hay y las pocas que conozco. De repente me acomete la sensación de soledad y me siento perdido en la multitud, como un forastero en tierra extraña”.

“Tan importante es vivir bien como recordar bien lo que se ha vivido”

“Llevar una vida espiritual significa llevar todo mi ser a la morada que le pertenece”

Henri Nouwen.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Quizá para algunos Henri no fue un genio, pero creo que sus intuiciones espirituales son muy profundas y tremendamente humanas, porque salían de sus propios dolores y conflictos internos. Cada vez que le leo una luz se enciende en mi interior.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.