Seguidores

jueves, 22 de noviembre de 2007

Experiencia cristiana: John Bain.


John Bain, fue un monje benedictino, antiguo miembro del servicio colonial británico en el Lejano Oriente, y más tarde profesor de Derecho Internacional en el Trinity College de Dublín. Falleció en 1982, dejando tras de sí una estela espiritual que sigue viva en los grupos de meditación que él inició y en los libros y grabaciones que utilizaba como instrumentos de comunicación espiritual con la comunidad de meditantes que se núcleo a su alrededor.
John Bain habla constantemente de la “experiencia cristiana”, “experiencia de la fe”, “experiencia del Espíritu, “experiencia de oración”. No basta saber y conocer. Más aun, estorban para la oración, las muchas palabras, los conceptos, los discursos, que son productos del hombre y se interponen al contacto directo con el ser de Dios. Con demostraciones no se llega a Dios Más bien con el corazón. Pero sin fomentar ningún tipo de sentimentalismo. Se trata de hacer confluir en una experiencia unitaria la mente y el corazón, integrando en una vivencia única todo lo que constituye nuestro ser, en un encuentro gozoso con el ser de Dios que se nos manifiesta en Cristo gracias a la acción del Espíritu que mora dentro de nosotros.
Sin esta experiencia profunda, el ser cristiano se nos evapora de entre las manos. No es tal. Ya lo decía Rahner: “El cristiano del futuro será un místico, o no será”. No será cristiano.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A través de este blog estoy conociendo nuevos autores de espiritualidad, y lo veo como una verdadera gracia de Dios este abrirme a nuevas voces y experiencias. Estos pequeños textos me ayudan a redescubir cada día la oración y acrecentar la visión que tengo de lo divino, de Dios. Gracias, padre Manuel.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.