Seguidores

sábado, 10 de noviembre de 2007

Raïssa Maritain: poeta y contemplativa.


Raïssa Maritain, poeta y contemplativa (1883-1960) vivió siempre su vida a la sombra de la de su esposo, el famoso filósofo católico Jaques Maritain. A lo largo de su extensa vida juntos, estuvieron unidos no sólo por los lazos del matrimonio sino por una “santa amistad”, unión en la que Dios se mantuvo como un íntimo tercer integrante. Raïssa y Jaques se conocieron siendo estudiantes en la Sorbona.

Raïssa había nacido en Rusia, y sus padres, judíos ortodoxos, se habían mudado a Francia buscando mejores oportunidades educativas para su dotada hija. Ella avanzó rápidamente en sus estudios a pesar de tener que aprender una nueva lengua, y fue admitida en la universidad a los 16 años. Allí conoció a Jaques y la atracción entre ambos fue inmediata, por lo que pronto se hicieron inseparables. Contrajeron matrimonio en 1904. Ambos sentían la pasión de la poesía, el arte y la justicia social, pero fueron descubriendo una nueva pasión que los unía: el problema de la verdad y la necesidad de descubrir el sentido de la vida. Si bien ninguno de los dos tenía mucha educación religiosa, les parecía intolerable imaginar que la existencia podía ser un absurdo. Hicieron la promesa de que si en un año no encontraban la respuesta a su búsqueda, terminarían con sus vidas.
Empezaron a asistir a las conferencias del filósofo Henri Bergson, y de él obtuvieron el sentido del Absoluto. Fueron conducidos a su vez hacia el novelista Leon BLOY, quien con sus escritos y amistad los fue conduciendo al mundo del catolicismo y de las Sagradas Escrituras. Raïssa en especial se sintió conmovida por los escritos de BLOY sobre los judíos, elegidos por Dios para representar un papel especial en la historia de la salvación. En el plazo de un año luego de su encuentro con Bloy, los Maritain fueron bautizados en la Iglesia Católica.
A partir de eso momento la vida del matrimonio Maritain fue concebida siempre en términos religiosos. Tomaron los votos como oblatos de San Benito, y luego hicieron voto perpetuo de castidad. A pesar de su compromiso privado, sentían, resueltamente, que no estaban hechos para la vida monástica sino que estaban llamados a vivir su fe en medio de los círculos artísticos e intelectuales en los que se hallaban inmersos. A través de toda su vida juntos, el salón de los Maritain fue el centro de un extraordinario renacimiento intelectual católico. Jaques se transformó en el filósofo católico más importante del siglo XX; Raïssa también fue reconocida a través de publicaciones poéticas y prosa, pero permaneció siempre en un segundo plano, colaborando íntimamente en la obra de su esposo. Él dijo, más tarde, que su ayuda e inspiración habían penetrado todo lo que había escrito:

“Todo lo bueno viene de Dios. Pero como intermediaria sobre la tierra, todo lo bueno me ha llegado de ella”

Raïssa falleció el 4 de noviembre de 1960. Fue sólo entonces que Jaques descubrió sus diarios íntimos y comprendió la profundidad espiritual que había permanecido oculta hasta de él. Publicados más tarde, estos diarios reflejan la intensa vida de oración de Raïssa y la comprensión de su vocación como contemplativa “en los caminos del mundo”. De hecho, sobre la base de estos escritos, Thomas Merton la llamó “tal vez la mayor contemplativa de nuestro tiempo”.

En una de las entradas de su diario había escrito: “Tengo la sensación de que lo que se nos pide es vivir en el torbellino, sin sustraer nada de nuestra sustancia, sin guardarnos nada, ni descanso, ni amistades, ni salud, ni placeres; orar incesantemente… en realidad arrojarnos y dejarnos sacudir por las olas de la voluntad divina hasta el día en que se nos diga: es suficiente”.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuánta gente linda en el mundo que no conocemos!. Gracias , padre, por mostrarnos estos rostros ocultos en la multitud de testigos de la fe. Si puede, díganos algo más sobre Jaques Maritain.
Marcos y Delia.

Maxi dijo...

La verdad, conosco muy poco acerca sobre la vida de Thomas Merton, y de los demas pensadores cristianos. Yo fui bautizado en la religión catolica apostolica romana, pero no me considero un católico, sino que, solamente un simple ser humano que intenta descubrir cada día el ilimitado amor de Dios, un vinculo misterioso y privado, un verdadero desafio para mi, un ser limitado.
Me gustaria ver un detallado comentario sobre las proezas del filosofo Jacques Maritain en tan violentos tiempos, cuya sombra hasta el dia de hoy estan presente y latente. Desde muchas gracias

Mario dijo...

Me gusta tu blog. Voy a poner tu dirección en el mío. Sobre Raïssa tengo un montón de información. Sobre Thomas Merton también he leído algo. Enhorabuena. Mario.

maricris dijo...

ME PARECIO UNA MARAVILLA LO QUE ENCONTRE SOBRE RAISSA MARITAIN!!! YO CONOCI SU OBRA Y LA DE SU ESPOSO JACQUES GRACIAS A MI TIA BEATRIZ!!!MUY BUENO EL BLOG....DIOS LOS BENDIGA.MARICRIS

Dodgers dijo...

Ciertamente, joven maxi, hace falata profundizar en la fe. Sigue buscando, pero ciertamente hay tantos egregios autores cristianos que lo reconforrtan a uno: Orígenes, Moro, Juan de la Cruz, Teresa de Jesús, los Padres apologistas, aún el insensato Lactancio. Sobre Maritain, no se puede hacer una epopeya de sus actividades, hay que ver siempre la actividad de la Iglesia y su historia junto con al de Maritain.
Así lo entederás todo.

Laura Roldan Pilone dijo...

Estudiando Derecho conoci mucho sobre la filosofia de ambos... Pero los escritos de Raissa sacados a la luz luego de su muerte ha sido lo que mas me ha conmovido... Tal vez por ser mujer y sentirme identificada muy profundamente con su buusqueda, hoy en otros contextos logicamente... Aprecio el valor filosofico de la obra de Jacques y Raissa mas que el religioso... Pero es riquisimo en su totalidad. Gracias por compartir este espacio. Laura.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.