Seguidores

viernes, 12 de octubre de 2007

La fe es amor.


“El que ama a Dios quiere estar solo. Es como el deseo de soledad que sienten los novios, que quieren estar solos y que nadie interrumpa su intimidad, porque toda otra persona les es extraña. Y por eso los que han sentido el amor de Dios se retiran al silencio y a la soledad.
El amor que uno siente por Dios es el mismo que antes ha sentido por las otras cosas. Y el que ama sólo a Dios, lo ama con el amor con que antes amó a miles de cosas, y lo ama con la fuerza inmensa de quien no ama más que una sola cosa en todo el universo, y con un amor total y universal.
El amor es que otro habita dentro de la persona que es uno. El amor es una presencia. Es sentirse de otro, y sentir que otro es de uno. El amor es sentirse dos, y sentir que dos son uno mismo. El amor es saberse amado, sentir la presencia de otro que lo ama a uno y le sonríe.
Cuando uno mira al amado, toda el alma se vuelca en la mirada. Cuando uno suspira toda el alma se vuelca en el suspiro”.
(Ernesto Cardenal: “Vida en el amor”.
Trotta)

Que no es otra cosa, amigos míos, la fe, sino AMOR, así, con mayúsculas, y el amor no sabe de mediocridades, porque el AMOR siempre es único y original. La fe no puede ser costumbre, rutina, sino que es riesgo, aventura. A menudo buscamos seguridad en la fe, y la fe es todo lo contrario. Es un salto al vacío. Pero aquí el “vacío” es aparente, aunque puede experimentarse como tal; es el amor infinito, que puede darnos vértigo.
Así es la fe: un inmenso amor.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.