Seguidores

sábado, 6 de octubre de 2007

Transformación: Anselm Grün.


La transformación por el encuentro con el otro.

“La Transformación del hombre no se ha de entender exclusivamente en el ámbito individual. Cuando hay cambios en nuestros sentimientos, en nuestros sueños, en nuestro cuerpo, se modifican también nuestras relaciones. Cada encuentro que tenemos nos transforma. En cada encuentro con el otro, descubrimos quiénes somos en realidad. Nos encontramos con nuestro verdadero modo de ser. El encuentro es un importante momento de transformación.
Muchos se pierden a sí mismos por su relación con los demás. Ceden a otros tanto poder de influencia que pierden su personalidad.
La transformación del hombre queda incompleta mientras no cambie también su círculo de relaciones.
El encuentro despierta en nosotros la capacidad de amar. Pone en acción un proceso que nosotros mismos no podemos impulsar. Necesitamos de la mirada amorosa, del encuentro sin prejuicios, para descubrir el tesoro que hay en nosotros y levantarlo. Descubrimos nuestro yo precisamente en el tú. El encuentro con el tú nos hace reconocer cuál es el misterio más profundo de nosotros mismos.”
Anselm Grün.


“Nada transforma tanto como el Amor”.

1 comentario:

Analía dijo...

Que bueno!me hizo pensar esto, y ver que es una gran verdad: somos lo que somos a partir del encuentro con el otro. Sobre todo esos encuentros que nos ayudan a levantar la mirada, a recuperar nuestro propio valor, a sanar lo que nos destruye por dentro; esos encuentros de "mirada amorosa y sin prejuicios"...de palabras de paz y claridad.
También es cierto que muchas veces lo peor de nosotros aflora cuando quedamos "pegados" a relaciones que no nos hacen bien, que no construyen, que nos quitan paz. Qué lindo poder dejarse transformar y abrirse a las nuevas relaciones y posibilidades de encuentros nuevos que se abren en el camino...no? Me dejaste pensando muchas cosas Manuel.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.