Seguidores

lunes, 8 de octubre de 2007

La oración de Teresa.


El lunes próximo celebramos la Fiesta de Teresa de Jesús: !Qué mujer tan tremenda! Ha sido mi maestra de oración e interioridad y no me canso de leerle y aprender de ella. Ese día yo estaré en Brasil, en una ciudad llamada LONDRINA, participando en un congreso OCD. Por eso quiero dejarles algunas cosas desde ahora para entrar en ambiente y hacer presente a esta otra Teresa, la primera, la de Ávila.


"En la oración pasaba gran trabajo, porque no andaba el espíritu señor sino esclavo; y así no me podía encerrar dentro de mí (que era todo el modo de proceder que llevaba en la oración), sin encerrar conmigo mil vanidades. Pasé así muchos años; que ahora me espanto qué sujeto bastó a sufrir que no dejase lo uno o lo otro. Bien sé que dejar la oración ya no era en mi mano, porque me tenía con las suyas el que me quería para hacerme mayores mercedes" (Vida 7, 17).


"Gran mal es un alma sola entre tantos peligros. Paréceme a mí que, si yo tuviera con quién tratar todo esto, que me ayudara a no tornar a caer, siquiera por vergüenza, ya que no la tenía de Dios. Por eso, aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima, aunque no sea sino ayudarse unos a otros con su oración. ¡Cuánto más, que hay muchas más ganancias! Yo no sé por qué (pues de conversa­ciones y voluntades humanas, aunque no sean muy buenas, se procuran amigos con quien descansar y para más gozar de contar aquellos placeres vanos) no se ha de permitir que quien comenzare de veras a amar a Dios y a servirle, deje de tratar con algunas personas sus placeres y trabajos; que de todo tienen los que tienen oración" (Vida 7, 20)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola. Estoy leyendo actualmente el LIBRO DE LA VIDA de Santa Teresa. Creo que a pesar de ser una mujer del siglo XVI su visión, su fuerza interior, su capacidad para la contemplación, la hacen muy cercana a las búsquedas del hombre de hoy.
LO más difícil es acostumbrarse a su lenguaje, su modo de decir, pero con un poco de empeño es posible sentirse cómodo con él.
Este año celebraré la fiesta de Teresa mucho mejor.
Emilio.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.