Seguidores

jueves, 5 de abril de 2007

Sacerdote, Thomas Merton.









A propósito de este jueves santo y a falta de tiempo para más, un texto de TM en "El Signo de Jonás":


“La labor de un sacerdote consiste en espiritualizar el mundo. Eleva sus manos consagradas y la gracia de la Resurrección de Cristo fluye de él para iluminar las almas de los elegidos que permanecen en la oscuridad, bajo la sombra de la muerte. Mediante su bendición, la materia se eleva y santifica para proclamar la gloria de Dios. El sacerdote prepara la venida de Cristo, al difundir por el mundo la luz invisible que ilumina a los hombres que lo pueblan; por medio del sacerdote la gloria de Cristo se convierte en creación hasta que todo queda saturado de plegaria”. (El Signo de Jonás).

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.