Seguidores

miércoles, 18 de abril de 2007

Una oración.

ORACIÓN PARA VESTIRSE DE FIESTA.
“Como no falte oración,
Dios tendrá cuidado de su hacienda”
(S.Juan de la Cruz).

Líbrame, Señor, de las tinieblas; líbrame de los apegos y del desaliento, de la ira y el egoísmo. “Que no sea esclava de nadie nuestra voluntad, sino del que la compró con su sangre”. Que Tu amistad sea la luz de mi vida; que ame la soledad y ame el silencio tanto como la compañía del prójimo y el conversar con mis hermanos.
Que mi vida sea siempre un canto de alabanza a Tu amor sin límites.
Que mi libertad revele Tu grandeza infinita.
Que la paz interior y la alegría sean el claro testimonio de que Tú vives en mi corazón.
AMÉN.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta sencilla oración nació como eco de la lectura de un pasaje evangélico que apunta como para entrar al banquete del Reino hace falta ir vestido de fiesta. Me llamó la atención esa imágen y me sirvió como motivación espiritual en un momento determinado. Tiene un aire particularmente pascual.
Manuel.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.