Seguidores

domingo, 8 de abril de 2007

PASCUA: La Nueva Vida. (Thomas Merton)


Para todos los amigos, lectores de este blog, una cordial y fraterna felicitación: !Cristo ha resucitado! !ALELUYA!. Que estas fiestas, celebradas con gozo, se conviertan en fuerza nueva para vivir en Cristo, sirviendo a los hermanos, y en verdad resucitados. Aquí les va un texto de Merton:


Ahora el poder de la Pascua ha irrumpido sobre nosotros con la resurrección de Cristo. Ahora encontramos en nosotros una fuerza que no es nuestra, y que se nos da libremente siempre que la necesitamos, elevándonos por encima de la ley, dándonos una nueva ley que está oculta en Cristo: la ley de su Misericordia y de su Amor hacia nosotros. Ahora ya no nos esforzamos en ser buenos porque tengamos que hacerlo, porque sea una obligación, sino porque nuestra alegría es complacer al que nos ha dado todo Su Amor: ahora nuestra vida está llena de sentido.
La Pascua es la hora de nuestra liberación. ¿De qué? Precisamente de la Cuaresma y de su dura ley, que acusa y juzga nuestra debilidad. Ya no estamos bajo la ley. ¡Estamos liberados del duro juicio!
Aquí está toda la grandeza y todo el esplendor inimaginable del misterio de Pascua; ahí está la “gracia” de Pascua, que no somos capaces de aferrar porque tenemos miedo de entender su pleno significado. Para comprender la Pascua y vivirla, debemos renunciar a nuestro temor a la novedad y a la libertad”.

(Tiempos de Celebración. Thomas Merton ).

1 comentario:

Manuel. dijo...

Tuvimos anoche una hermosa Vigilia Pascual: comenzamos a las once y terminamos una y media. Al final compartimos un vino casero los presentes. La Pascua es un momento oportuno para renovar la confianza en lo que somos y esperamos, un tiempo de gozo. Ojalá y pueda trasmitir eso en este blog los próximos cincuenta días... y siempre. "Feliz Pascua de Resurrección". Aleluya!!!!!!

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.