Seguidores

martes, 15 de enero de 2008

Estar en Cristo.


Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz”. (Efesios 2, 13)

Estar en Cristo es sentirse amado por Él incondicionalmente, lo cual redime de muchas heridas interiores. Significa ver caer, uno a uno, los muros que la sociedad levanta contra los diferentes.
Estar en Cristo es descubrir que nacen alas, que tenemos un poder interior, y que el orden real del universo no es aquel que piensa la mayoría, sino otro, que Jesús llamó Reino de Dios.
Estar en Cristo es ir llenándose de paz, de una paz nueva, que ningún acontecimiento exterior, o interior, puede arrebatarnos.
Estoy en Cristo, estoy cerca, estoy en paz.

(18 de febrero de 2000)

2 comentarios:

M. Jose dijo...

Nada más sencillo y a la vez tan tremendo. Nada más insondable que mirarle y así dejar que El nos modele.
Gracias por tus palabras en mi blog. Tu opinión cuenta mucho para mí. Ayer te eche de menos por este espacio tuyo y de tantos...
Un abrazo
Jose

Caridad dijo...

Gracias Manuel, por esta reflexión de "ESTAR EN CRISTO" me ha hecho releer un libro que me ayudó mucho en su momento y al que vuelvo de vez en cuando, se llama "MORAR EN DIOS" de Jean Lafrance.

¡Oh Jesús, enséñame no sólo a vivir contigo, sino a morar en ti!

Morar, permanecer, vivir en Jesucristo. Jesús es alguien que ama, que permanece, y que quiere que se permanezca en él
"permaneced en mi"

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.