Seguidores

martes, 12 de junio de 2007

CONTEMPLACIÓN 2

El insomnio puede convertirse en una forma de contemplación. Apenas echado ahí, inerte, abandonado, solo y en tinieblas, uno se deja oprimir por la inescrutable tiranía del tiempo. El lecho de tablas se convierte en altar y se yace en él sin tratar de comprender en qué sentido puede uno considerar que efectúa un sacrificio. Fuera, en el mundo, durante la noche, seguramente hay alguien que, en su insomnio, recuerda de pronto alguna acción horrible que cometió. Le asaltan los más inesperados remordimientos, y se da cuenta de que tiene la oración a flor de labios…

Thomas Merton. “El signo de Jonás”
28 de abril de 1947
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya era hora de tocar el tema de la contemplación, pues Merton es un maestro en este campo.

Manuel. dijo...

Amigo o amiga: siempre hemos estado en ese tema, o no te has dado cuenta?

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.