Seguidores

lunes, 18 de junio de 2007

Evaluación que hizo Merton de su propia obra.


El 6 de febrero de 1967 Thomas Merton hizo una evaluación personal de su propia obra mediante una grafica. En ella calificaba como pobre uno de sus libros de poemas, “Figuras de un Apocalipsis”. Como muy pobre, uno de sus primeros textos, “El exilio y la gloria”, y como “horrible” (Awful), “Qué llagas son esas?”.
Menos buenas fueron para Merton las siguientes obras: “Ascenso a la verdad”, “Pan en el desierto”, “San Bernardo, el último de los Padres”, “El Pan Vivo”, “Dirección espiritual y meditación” y “Vida y Santidad”.
Buenas obras consideró: “Las aguas de Siloé”, “Los hombres no son Islas”, “Semillas de destrucción” y “Tiempos de celebración”; como las obras mejores (better) incluyó:
1- Treinta poemas.
2- La montaña de los siete círculos.
3- El signo de Jonás.
4- El hombre nuevo.
5- La vida silenciosa.
6- Pensamientos en la soledad.
7- Cuestiones disputadas.
8- Nuevas semillas de contemplación.
9- El camino de Chuang Tzu.
10- Incursiones en lo indecible.
11- Conjeturas de un espectador culpable.

Merton no asignó a ninguna obra suya el calificativo más alto de la gráfica: Best. En parte coincido con la calificación de Merton y en parte no, aunque sucede que alguna de esas obras aun no las he leído, por lo que no podría dar una opinión personal (son las menos, y casualmente las peores según TM). Para mí, las mejores son:
1- La montaña de los siete círculos.
2- El signo de Jonás.
3- Diarios en general.
4- Cuestiones discutidas.
5- Nuevas semillas….
6- Tiempos de celebración.
7- Vida y santidad.
8- Místicos y maestros Zen.

Para mí el mejor Merton es el Merton íntimo, el de diarios y cartas, el que me revelan sus amigos, el que intento vislumbrar en sus fotografías y dibujos. Estuve leyendo en Henri Nouwen que a menudo la ausencia crea más intimidad que la presencia, y eso me ha sucedido con TM: no le conocí personalmente nunca, pero siento que le conozco mucho y de una manera íntima y espiritual, gracias a sus escritos, al acercamiento a su mundo, su biografía, sus fotografías y dibujos.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.