Seguidores

jueves, 28 de junio de 2007

Mística y vida.


“Místico es quien experimenta a Dios. Y todo ser humano puede experimentarlo. Para ello tiene que abrir sus sentidos, vivir conscientemente lo que vive a diario, y en todo, en el silencio y en el bullicio, en el descanso y en el trabajo, estar atento al mensaje secreto de Dios. La esencia de la mística es la experiencia. De acuerdo a su etimología, la palabra “mística” alude a la persona que ha visto algo, que ha recibido una visión profunda. Yo no he tenido visiones, sino que he mirado al fondo de mi existencia y ahí he visto a Dios como el verdadero fundamento”. (Anselm Grün)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que aquí se afirman dos cosas muy importantes:
1- Que es posible la mística, que es real en el sentido apropiado de la palabra cuando se refiere a las cosas del espíritu.
2- Y que no tiene que ver tanto con lo distante, etereo y abstracto, como con la propia vida.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.