Seguidores

viernes, 8 de febrero de 2008

Ayunar es orar con el cuerpo.

"Cuando ayuno, descubro, en primer lugar, quién es mi adversario. Con la buena comida y bebida puedo reprimir muchas cosas. No pueden desaparecer en absoluto ni el vacío, profundamente asentados en mi corazón. Con el ayuno me encuentro conmigo mismo, encuentro al enemigo de mi alma y al que interiormente me tiene prisionero.
Precisamente con el ayuno me desprendo de muchas satisfacciones compensatorias que, con bastante frecuencia, me aturden o me ciegan, reconozco mi verdad más profunda. Con el ayuno quito la envoltura que hay sobre mis bulliciosos pensamientos y deseos. Así puede salir fuera todo lo que hay en mí, mis deseos y nostalgias no realizadas, mis apetencias, los pensamientos que solamente giran alrededor de mí, de mi éxito, de mi propiedad, de mi salud, de mi afirmación y los sentimientos como la cólera, la amargura y la tristeza".
Anselm Grün.

1 comentario:

Kele dijo...

For a more complete comments, I would advise you to be more detailed information, for example
here

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.