Seguidores

lunes, 11 de febrero de 2008

Semillas de contemplación.


"La oración contemplativa es el reconocimiento de que somos Hijos de Dios, una experiencia de Quién es Él y de su amor hacia nosotros, fluyendo de los efectos de tal amor en nuestras almas. La oración contemplativa es la voz del Espíritu gritando en nosotros: “Abba, Pater”. En toda oración válida, es el Espíritu Santo quien reza en nosotros...El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, y es a Su presencia en nosotros, a la que se atribuye la santidad de cada uno de los elegidos. Ruega en nosotros; ya como Ama de la Iglesia, ya como Vida de nuestra propia alma; pero la distinción es sólo real en el orden externo de las cosas. Interiormente, tanto si nuestra oración es privada como pública, es el mismo Espíritu quien ruega en nosotros. Pulsa en realidad distintas cuerdas de un mismo instrumento".
(El signo de Jonás, 21 de marzo 1950, Fiesta de San Benito)

*
"Existe un punto donde puedo encontrar a Dios en contacto real y experimental con Su infinita realidad: es el punto en que mi ser contingente depende de Su amor...Dios me pronuncia como una palabra que contiene un pensamiento parcial de Sí mismo. Una palabra no será nunca capa de comprender la voz que la pronuncia. Pero si soy fiel a lo que Dios emite en mí, si soy fiel al pensamiento de Él que debería encarnar, estaré lleno de su realidad y Lo hallaré dondequiera en mí y no me encontraré a mí en ninguna parte. Me habré perdido en Él".
(Semillas de contemplación: Ruego por hallarte a ti mismo)

*
"Cuanto más estamos solos tanto más estamos juntos; y cuanto más nos hallamos en sociedad, la verdadera sociedad de la caridad, no de las ciudades, tanto más estamos con Él a solas. Pues en mi alma y en la tuya hallo al mismo Cristo que es nuestra Vida, y Él se halla a Sí mismo en nuestro amor, y todos juntos hallamos el Paraíso, que es compartir Su Amor por Su Padre en la Persona de Su Espíritu".
(Semillas de contemplación: Somos un Hombre)

1 comentario:

inés dijo...

gracias,
estas palabras de T.M. son fuente de consolación espiritual:.."si soy fiel al pensamiento de El que debería encarnar estaré lleno de su realidad y lo hallaré..."
En su Palabra y en los Salmos muchas veces se encuentra esta fuente, es una bendición rezarlos diariamente.
Inés

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.