Seguidores

jueves, 20 de junio de 2019

EL ACTO MÁS SUBVERSIVO

"Hemos convertido la eucaristía en un rito cultual. En la mayoría de los casos no es más que una pesada obligación que, si pudiéramos, nos quitaríamos de encima. Se ha convertido en una ceremonia rutinaria, carente de convicción y compromiso. Pero, la eucaristía fue para las primeras comunidades el acto más subversivo imaginable. Los cristianos que la celebraban se sentían comprometidos a vivir lo que el sacramento significaba, conscientes de que recordaban lo que Jesús había sido y comprometiéndose a vivir como él vivió

La eucaristía es un sacramento. Los sacramentos ni son ritos mágicos ni son milagros. Los sacramentos son la unión de un signo con una realidad significada.

Lo que es un signo lo sabemos muy bien, porque toda la capacidad de comunicación, que los seres humanos hemos desplegado, se realiza a través de signos. Todas las formas de lenguaje no son más que una intrincada maraña de signos. Con esta estratagema hacemos presentes mentalmente las realidades que no están al alcance de nuestros sentidos

La realidad significada es una realidad trascendente, que está fuera del alcance de los sentidos. Si queremos hacerla presente, tenemos que utilizar los signos. Por eso tenemos necesidad de los sacramentos. Dios no los necesita, pero nosotros sí, porque no tenemos otra manera de acceder a esas realidades. Esas realidades son eternas y no se pueden ni crear ni destruir; ni traer ni llevar; ni poner ni quitar. Están siempre ahí. En lo que fue Jesús durante su vida, podemos descubrir esa realidad, la presencia de Dios como don.

El principal objetivo de este sacramento, es tomar conciencia de la presencia divina en nosotros.

Fray Marcos
(Fragmentos de un artículo 
publicado en RELIGIÓN DIGITAL)

martes, 18 de junio de 2019

MISTERIO DE UNIDAD Y COMPASIÓN

El "Padre", el Núcleo y Fuente de lo real (el Misterio uno) es amor desbordante, que se despliega y manifiesta en infinidad de formas limitadas, en un mundo de polaridades y contrastes. Cuando nos quedamos en las formas, absolutizándolas, nos perdemos en etiquetas y juicios.Cuando las vemos sencillamente como "formas" y captamos el Misterio que esconden y contienen, todo empieza a hacerse diáfano. Al comprender la unidad que somos, brota el amor, que incluye también al enemigo. Y es así como somos "perfectos", es decir, completos y, por tanto, como Lucas traduce, COMPASIVOS 

(Enrique Martínez Lozano)

sábado, 15 de junio de 2019

ESA LUZ EN EL FONDO DE TODAS LAS COSAS

"Hay en todas las cosas visibles una fecundidad invisible, una luz tenue, una docilidad sin nombre, una totalidad escondida. Esta Unidad e Integridad misteriosa es la Sabiduría, la Madre de todo, Natura naturans. Hay en todas las cosas una dulzura y pureza inagotables, un silencio que es una fuente de acción y alegría. Surge suavemente sin palabras y fluyen hasta mí desde las raíces ocultas de todo ser creado, acogiéndome con ternura, saludándome con indescriptible humildad. Es a la vez mi propio ser, mi propia naturaleza, y el Don del Pensamiento y del Arte de mi Creador en mi interior, hablándome como Hagia Sophia, hablándome como mi hermana, la Sabiduría.Despierto, nazco de nuevo ante la voz de ella, mi Hermana, que me ha sido enviada desde la profundidad de la fecundidad divina".

Thomas Merton
Hagia Sophia

miércoles, 12 de junio de 2019

EL SIGNO DE JONÁS

El signo de Jonás (1953) es un diario de la experiencia monástica de Thomas Merton, desde diciembre de 1946 hasta julio de 1952. Se abre con la profesión de votos solemnes del joven monje e incluye su ordenación sacerdotal y la adopción de la ciudadanía norteamericana y, junto con ella, un paso decisivo, aunque todavía no el definitivo, hacia su regreso al barro del tiempo y al reconocimiento de su lugar en el mundo en su sinfín de concreciones. Contiene páginas de extraordinaria hermosura, y todavía hoy el lector puede agradecer el raro privilegio que supone tener una puerta abierta a la interioridad de un monje a través de sus diarios y reconocer en la prosa más íntima la llama y la llamada a una vocación, compartida con personas seglares en disposición de escucha atenta. Merton pone al final del libro, en boca de Dios, las palabras que le dirige en el paraíso: «Siempre he cubierto a Jonás con mi sombra de misericordia y no conozco la crueldad. ¿Te has fijado en mí, Jonás, hijo mío? ¡Misericordia en la misericordia, dentro de la misericordia!».

(Tomado de : Fernando Beltrán Llavador, El verdadero viaje, Sal Terrae)

lunes, 10 de junio de 2019

LAS COSAS COMO SON

"La vida espiritual debe ser abordada sin que la mano derecha sepa lo que está haciendo la izquierda. La persona mística conoce poco o no sabe nada sobre el misticismo en el sentido de ocuparse de experiencias o técnicas. En vez de ello, el místico es simplemente alguien que ve las cosas como son; ve toda la vida procediendo de Dios, sostenida por Dios y regresando a Dios".

James Finley
El palacio del vacío de Thomas Merton
Sal Terrae

jueves, 6 de junio de 2019

EN LA PERSONA DE SU ESPÍRITU...

“Es importante que todos, tanto en Occidente como en Oriente, recordemos la necesidad que tenemos del Espíritu Santo, no como algo fuera de lo normal, como una ocurrencia repentina, sino como una realidad siempre presente, algo que forma parte de nuestras vidas.
El Espíritu Santo es una dimensión central y primaria en el estadio presente de nuestra existencia, porque es él quien lleva adelante la obra de formar la nueva creación y de transformarlo y restaurarlo todo en Cristo".


"Cuanto más estamos solos tanto más estamos juntos; y cuanto más nos hallamos en sociedad, la verdadera sociedad de la caridad, no de las ciudades, tanto más estamos con Él a solas. Pues en mi alma y en la tuya hallo al mismo Cristo que es nuestra Vida, y Él se halla a Sí mismo en nuestro amor, y todos juntos hallamos el Paraíso, que es compartir Su Amor por Su Padre en la Persona de Su Espíritu".

Thomas Merton

lunes, 3 de junio de 2019

SABIDURÌA INTERIOR

"Hay un tipo moderno de violencia muy difundido, al cual sucumben con mayor facilidad los idealistas que luchan por la paz con metodos no violentos: se trata del activismo y del exceso de trabajo. La prisa y la presion de la vida moderna son una modalidad, tal vez la màs comun, de esa violencia. Dejarse arrastrar por multiples intereses contradictorios, someterse a demasiadas exigencias, comprometerse con demasiados proyectos, querer ayudar a todo el mundo en toda situacion, es sucumbir a la violencia; mas aun, es cooperar con la violencia. El frenesi del activista neutraliza su trabajo por la paz. Destruye la productividad de su propia labor porque mata la raiz de sabiduria interior que rinde trabajo fructifero".

Thomas Merton

DOS MISTERIOS

"Evidentemente, al afirmar que Dios es amor, no estamos resolviendo el misterio de Dios. Estamos tocando, un misterio con otro misterio.  Pues el amor mismo es tan incomprensible como Dios... Sin embargo tenemos experiencias de amor en nuestra vida. Y estas experiencias pueden ayudarnos con tantita mayor claridad a conocer quièn es Dios".

William H. Shannon
Silencio en llamas

sábado, 1 de junio de 2019

ROCK, CONTEMPLACIÓN Y ACCIÓN : ¿UN ENCUENTRO IMAGINARIO?

¿Podemos imaginar un encuentro  entre Thomas Merton, Bruce Springsteen y Dorothy Day en 1967? Lo hace para nosotros el escritor Chad Mitchum  en  la revista América, de los jesuitas, en
su sección de Arte y Cultura (1 de abril 2019). En el relato, con humor a ratos cercano a la caricatura, estas tres personalidades de la cultura norteamericana se encuentran casualmente en la redacción de la revista.
Allí son observados y escuchados con admiración perpleja por un novicio jesuita que cumple una etapa de su formación haciendo fotocopias para la revista.  El nos presenta a la futura gran estrella de rock, y a dos católicos prominentes. De inicio no sabe quiénes son, y se limita a narrar lo que oye y ve sin añadir apenas su opinión personal. Esa nos la deja a nosotros.

“La puerta principal se abrió y entró alguien que luego supe que era guitarrista. Le repetía a todo el mundo que no había aprendido todavía a hacerla hablar” (Obviamente, se refiere a Springsteen.)

“En una silla parecida a un trono de terciopelo rojo bastante incómoda estaba sentada una señora de pelo gris y abrigo de lana también gris. Leía pacientemente un libro y esperaba la última edición de su relato sobre la proliferación nuclear y la sopa de zanahoria. Me pareció familiar. Por alguna razón deseé de repente ser un sin techo o algo así parecido a comunista.” (Habla de Dorothy Day).

 Pero en la forma en que nos presenta a cada uno, hay cierta ironía en la que Merton no queda muy bien parado:

“Entró un hombre calvo y buen tipo con hábito gris y negro y le dijo a todo el que quisiera oírlo que era monje. Que vivía en soledad. Casi siempre.” (Ha entrado Merton). Y más adelante:

“El P. Merton miró su reloj pulsera de oro, vio que ella (Dorothy Day) lo vio y se metió la mano en el bolsillo rápidamente”.

 El monje trapense aparece más bien superficial y externo, mientras que una gruñona Dorothy Day se muestra muy humana y entregada:

“….esta gente nunca ha tenido que esclavizarse delante de un fogón haciendo sopa de zanahoria para un puñado de borrachos sin techo que tratas de recordar, como una loca, que son el mismo Jesús”

 y el jovencito Springsteen, que según dicen sus biógrafos salió a las malas de un colegio católico,  por desacuerdos en temas morales con la institución escolar y algunos de sus compañeros, se nos presenta populachero, natural y de buen corazón. Él entra a la redacción de la revista… (lo sabemos al final) sólo porque buscaba un baño, y ahí empata su conversación sobre todo con Day, que tampoco se inhibe de ironías.  La vieja amiga de Merton le dice al saludarlo:

“Thomas, ¿terminaste ya de contemplar….todas esas Semillas?”

 Dorothy Day ha venido a la revista para revisar borradores de artículos suyos que van a ser publicados. Y Merton.. ¿a qué vino Merton?.  Le pregunta el redactor jefe :

 " y tú Tom, supongo que viniste a buscar mi estera para yoga” Y Merton responde simplemente:  
“Gracias”.

El tema de la formación religiosa y de la fe no están ausentes en este relato. Según Dorothy Day, aunque Springsteen afirma que se ha “mudado de iglesia”, y ahora pertenece a la “iglesia del rock’n’roll, ella está convencida de que si algún dia tuvo fe, o al menos formación religiosa, perdurará en sus canciones aunque él no se de cuenta.

“Eso nunca te abandona. Se va a colar en cada una de tus canciones, como el polvo por las persianas de Oklahoma”.

Hay otro personaje en el relato, el jesuita redactor jefe de la revista, siempre tratando de contemporizar con cada uno. Y por supuesto, también nosotros los lectores somos mudos personajes que, como el narrador, pero invisibles hasta para él, nos sentimos presentes en esa tarde lluviosa, en esa hora escasa, en que todo sucede….o pudo suceder.  Les dejamos el link del artículo en inglés. Que lo disfruten.  

  
(La imagen pertenece al artículo original)

Traducción: Sol Aparicio

martes, 28 de mayo de 2019

LA "MESA" MERTON Y SUS CUATRO PILARES

En un libro recientemente publicado sobre Merton, promocionado en este blog, aparece una idea que puede ser provechosa para los que se interesan en la vida y obra de este contemplativo católico. La comparto aquí, advirtiendo que no es exactamente la idea que desarrolla este libro, más centrado en la presencia femenina en la vida de Merton.

"La "mesa Merton"  está formada por cuatro patas del mismo estilo y color, pero en tonos diferentes. Cada una de ellas es uno de los libros que tratan el mismo tema, el paso de lo viejo a lo nuevo, de diferente manera: 

Pata 1La  montaña de los siete círculos narra su propio paso de lo viejo, la primera parte de su vida, a lo nuevo, su vida a partir de su conversión.

Pata 2Las aguas de Siloé cuenta el paso de la Orden Cisterciense de Europa, el Viejo Mundo, a América, el Nuevo Mundo.

Pata 3El signo de Jonás es la crónica de sus primeros diez años en la abadía de Getsemaní y cómo sigue avanzando hacia lo nuevo.

Pata 4El hombre nuevo, un ensayo donde se enfrenta el yo externo, cargado de vacío, viejo, y el yo interior, con más sentido y nuevo. 

 El tablero de la mesa lo formaría el resto de su obra: ensayos, poesís, correspondencia, artículos...De esta forma es más fácil para quien no conocve a Thomas Merton, hacerse una idea de que es un hombre hecho para el diálogo, con una visión excepcional de la sociedad en la que vivió y que, por desgracia, no resulta tan diferente a la nuestra".

María Cristina Inogés Sanz
La sinfonía femenina (incompleta) de Thomas Merton.
PPC, 2018

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Santidad es descubrir quién soy...

“Es cierto decir que para mí la santidad consiste en ser yo mismo y para ti la santidad consiste en ser tú mismo y que, en último término, tu santidad nunca será la mía, y la mía nunca será la tuya, salvo en el comunismo de la caridad y la gracia. Para mí ser santo significa ser yo mismo. Por lo tanto el problema de la santidad y la salvación es en realidad el problema de descubrir quién soy yo y de encontrar mi yo verdadero… Dios nos deja en libertad de ser lo que nos parezca. Podemos ser nosotros mismos o no, según nos plazca. Pero el problema es este: puesto que Dios solo posee el secreto de mi identidad, únicamente él puede hacerme quien soy o, mejor, únicamente Él puede hacerme quien yo querré ser cuando por fin empiece plenamente a ser. Las semillas plantadas en mi libertad en cada momento, por la voluntad de Dios son las semillas de mi propia identidad, mi propia realidad, mi propia felicidad, mi propia santidad” (Semillas de contemplación).

LA DANZA GENERAL.

"Lo que es serio para los hombres a menudo no tiene importancia a los ojos de Dios.Lo que en Dios puede parecernos un juego es quizás lo que El toma más seriamente.Dios juega en el jardin de la creación, y, si dejamos de lado nuestras obsesionessobre lo que consideramos el significado de todo, podemos escuchar el llamado de Diosy seguirlo en su misteriosa Danza Cósmica.No tenemos que ir muy lejos para escuchar los ecos de esa danza.Cuando estamos solos en una noche estrellada; cuando por casualidad vemos a los pajaros que en otoño bajan sobre un bosque de nísperos para descansar y comer; cuando vemos a los niños en el momento en que son realmente niños; cuando conocemos al amor en nuestros corazones; o cuando, como el poeta japonés Basho, oímos a una vieja ranachapotear en una solitaria laguna; en esas ocasiones, el despertar, la inversiónde todos los valores, la "novedad", el vacío y la pureza de visión que los hace tan evidentes nos dan un eco de la danza cosmica.Porque el mundo y el tiempo son la danza del Señor en el vacío. El silencio de las esferas es la música de un festín de bodas. Mientras más insistimos en entender mal los fenómenos de la vida, más nos envolvemos en tristeza, absurdo y desesperación. Pero eso no importa, porque ninguna desesperación nuestra puede alterar la realidad de las cosas, o manchar la alegría de la danza cósmica que está siempre allí. Es más, estamos en medio de ella, y ella está en medio de nosotros, latiendo en nuestra propia sangre, lo queramos o no".
Thomas Merton.

ORACIÓN DE CONFIANZA...

“Señor Dios mío, no tengo idea de hacia dónde voy. No conozco el camino que hay ante mí. No tengo seguridad de dónde termina. No me conozco realmente, y el hecho de que piense que cumplo tu voluntad, no significa que realmente lo haga. Pero creo que el deseo de agradarte te agrada realmente. Y espero tener este deseo en todo lo que estoy haciendo. Espero no hacer nunca nada aparte de tal deseo. Y sé que si hago esto, tú me llevarás por el camino recto, aunque yo no lo conozca. Por lo tanto, siempre confiaré en ti aunque parezca perdido y a la sombra de la muerte. No temeré, pues tú estás siempre conmigo y no me dejarás que haga frente solo a mis peligros

AMIGOS DE THOMAS MERTON.

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.