Seguidores

martes, 31 de enero de 2023

THOMAS MERTON HABLA DE SUS PADRES

Mi padre y mi madre eran cautivos de este mundo, conscientes de que no vivían con él ni en él, y con todo incapaces de huir. Estaban en el mundo y no eran del mundo, no porque fueran santos, sino de un modo distinto: porque eran artistas. La integridad de un artista eleva a aun hombre por encima del nivel del mundo sin liberarlo de él.

Mi padre pintaba como Cézanne y comprendía el paisaje meridional francés como Cézanne lo comprendió. Su visión del mundo era sana, llena de equilibrio, de veneración por la estructura, por las relaciones entre las masas y las circunstancias que imprimen una personalidad individual a cada cosa creada. Su visión era religiosa y pura y, por consiguiente, sus pinturas no tenían decoración ni se prestaban al comentario superfluo, ya que un hombre religioso respeta el poder de la creación de Dios para dar testimonio de sí. Mi padre era un artista muy bueno.

Ni mi padre ni mi madre sufrían los mezquinos prejuicios fantásticos que corroen a las gentes que no saben más que de automóviles y de cine y de lo que hay en la nevera y en los periódicos y de qué vecinos van a divorciarse.

Heredé de mi padre su manera de mirar las cosas y algo de su integridad; y de mi madre algo de su insatisfacción por la confusión en que el mundo vive y un poco de su versatilidad
. De ambos heredé facultades para el trabajo y visión y goce y expresión que debían haber hecho de mí una especie de rey, si los ideales por los que el mundo vive fueran los verdaderos. No siempre teníamos dinero; pero cualquier tonto sabe que no se necesita dinero para disfrutar de la vida.

Si lo que la mayoría de la gente da por sentado fuera realmente verdadero, si todo lo que se necesita para ser feliz fuese apoderarse de todo y verlo todo e investigar todas las experiencias y luego hablar de ello, yo habría sido una persona muy feliz, un millonario espiritual, desde la cuna hasta ahora.

Si la felicidad fuera simplemente una cuestión de dones naturales, nunca habría ingresado en un monasterio trapense cuando alcancé la edad de hombre”.


(Thomas Merton, “La montaña de los siete círculos”, páginas 9-11, Edhasa 2008)

domingo, 15 de enero de 2023

THOMAS MERTON Y MARÍA (1)

 

"Thomas Merton escribe en su autobiografía que la deficiencia más grave de su vida espiritual en el año que siguió a su conversión fue la falta de devoción a María, que "ocupaba en mi vida poco más que el lugar de un hermoso mito". Este defecto fue pronto reparado, pues la Madre de Jesús pasó a ocupar en su espiritualidsad un lugar central que duraría hasta el fin de su vida

Un momento decisivo fue su visita a Cuba en abril de 1940, que fue una especie de peregrinación mariana, si bien en su diario trata este aspecto del viaje con bastante reserva. Pero, retrospectivamente, se centra en sus visitas a los santuarios de Nuestra Señora de la Soledad, a la que llama "una de mis grandes devociones", y por supuesto, a la patrona de Cuba, Nuestra Señora del Cobre, a quien promete honrar en su primera misa, en caso de ser ordenado sacerdote, y que le inspira la "Canción para Nuestra Señora del Cobre", que llama "el primer poerma de verdad que he escrito" y es el primero de sus poemas marianos.

El reflejo de la estatua de Nuestra Señora del Carmen en el espejo de la habitación de su hotel en La Habana fue una experiencia que tuvo para él un profundo eco muchos años después".

Diccionario de Thomas Merton

martes, 3 de enero de 2023

PLANTAR CARA A LA MUERTE

"El absurdo de cualquier vida que no se viva teniendo presente la muerte
. Esta idea me ha impresionado fuertemente leyendo el texto de un escritor y guerrero samurái zen del siglo XVII, citado por D. T. Suzuki. 

Nuestra gran dignidad se comprueba en la muerte. Quiero decir: nuestra libertad. No hay muerte ordinaria, pero existe una gran diferencia entre evadirse de ella interiormente y hacerle frente con la libertad –es decir, con la aceptación– de un ser humano. Cuando llega el momento de la «separación», el hombre libre pone su pie alegremente en el camino que lo conduce fuera de este mundo. Este es un gran obsequio que nos hacemos a nosotros mismos; no a la muerte, sino a la vida. Y es que quien sabe cómo se ha de morir no solo vive más tiempo en esta vida (¡como si esto importase...!), sino que además vive eternamente en virtud de su libertad.

El desamparo del hombre frente a la muerte nunca ha sido más lastimoso que en nuestros días, en que el hombre puede hacerlo todo, menos librarse de dicha muerte. Si fuese incapaz de evitar otras muchas cosas, el hombre estaría mejor preparado para enfrentarse a la muerte. 

Pero todo nuestro poder no ha hecho sino acrecentar en nosotros la ilusión de que podemos aferrarnos a la vida sin tener que prescindir de nuestro inconsciente temor a la muerte. A la muerte la mantenemos siempre a prudente distancia, tratando inconscientemente de pensar que nosotros mismos estamos fuera de su alcance. Esto genera una tensión insoportable que no tarda en convertirnos a todos en sus víctimas. Quien no teme la muerte está más dispuesto a no huir de ella y, llegado el momento, la afronta debidamente. 

En este sentido, quien se enfrenta a la muerte puede ser feliz en esta vida y en la otra, mientras que quien no se enfrenta a ella no es feliz ni en esta ni en la otra vida. Esta es una realidad central y básica de la vida, independientemente de que uno sea o deje de ser «creyente». Y es que este acto de «plantar cara» a la muerte implica ya una cierta fe, un cierto grado de rectitud de corazón y la presencia de Cristo, prescindiendo de que uno piense o no en ello. (No me estoy refiriendo aquí a la temeridad de lo que podríamos llamar un «tipo duro», sino tan solo a la sinceridad de una persona honesta, sobria y sensible que se responsabiliza de toda su vida con alegría y libertad)".

Thomas Merton, Diarios
Noviembre 1958

sábado, 31 de diciembre de 2022

ORACIÓN PARA EL FINAL DE UN AÑO


Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo. También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos. Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes. Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI. Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.

Amén

martes, 27 de diciembre de 2022

EL MÁRTIR Y EL MÍSTICO (ESTEBAN Y JUAN)

Esteban
es reconocido como el “protomártir” (primer mártir) cristiano. La palabra “mártir” procede del griego y significa “testigo”. Desde temprano, en la tradición cristiana se reservó este término para designar a quienes daban testimonio “con su sangre”, es decir, eran asesinados de diferentes formas debido a su condición de cristianos. Cuando nace, un grupo religioso gira en torno a una doctrina: la aceptación o no de la misma marca la frontera entre quienes pertenecen al grupo y quienes están fuera de él. Simultáneamente, esa doctrina se equipara directamente con la verdad, de la que el grupo se siente portador. Con estas bases, se comprende que el martirio se haya reservado para aquellas personas que preferían morir antes que renunciar a la doctrina que profesaban. Desde nuestra perspectiva, tal lectura parece encerrar un riesgo no menor: la absolutización de la doctrina y el consiguiente descuido de lo que debería ser el genuino testimonio (o martirio). Porque no se trata de ser testigos de una doctrina o de unas creencias, aunque sea legítimo profesarlas, sino de la Vida. Desde este punto de vista, es mártir toda aquella persona que es eliminada por defender la vida, más allá de las creencias que profese. Sabemos bien que la absolutización de las creencias –aparte de ser signo de ignorancia sobre el modo como funciona la mente– conduce al fanatismo y genera sufrimiento en uno mismo y en los demás. Por el contrario, la fidelidad y coherencia en el servicio de la vida, particularmente en los más necesitados, nace de una consciencia amorosa que se asienta en la certeza de la unidad de todos. En este sentido, encontramos “mártires” a lo largo de toda la historia. Y en la propia tradición cristiana, el primero de ellos fue el propio Jesús, testigo de la Vida y defensor de los pequeños hasta el final, con una fidelidad y coherencia que los poderes de turno no soportaron; y, porque les estorbaba, lo quitaron de en medio. 
¿Sé respetar las creencias sin absolutizarlas?


Dentro de las fechas de Navidad, la Iglesia celebra en este día a Juan evangelista. Durante siglos, se pensó que este Juan era uno de los Doce y, al mismo tiempo, el autor del cuarto evangelio –al que pertenece el texto que leemos hoy– e incluso el “discípulo amado”. Para la exégesis contemporánea, tal identificación no se sostiene. Ni el autor del cuarto evangelio fue uno de los Doce ni el apóstol Juan es el “discípulo amado”. El cuarto evangelio es obra de varias manos –diferentes redactores y glosadores–, aunque quizás las comunidades joánicas se reconocieran legitimadas por la figura de un discípulo en particular que hubiera podido llamarse Juan (¿y que coincidiría con el “discípulo amado”?; no lo podemos saber). En el texto que comentamos, el “discípulo amado” se define por su capacidad de “correr” y de “ver”: es lo que le ocurre al amor. La persona que ama está pronta, disponible, atenta y se siente animada de una energía especial que le permite “correr”, como si el mismo amor la llevara en volandas. Por otro lado, es capaz de ver más allá de las apariencias y por debajo de la superficie de las cosas. Seguramente, porque “solo se ve bien con el corazón”, como diría El Principito. Al hablar de “corazón” no me refiero a una mera emoción superficial, que se halla a merced de los vaivenes circunstanciales, sino a la hondura de nuestra identidad más profunda, donde somos amor. Lo que sucede es que, para poder mirar con el corazón, necesitamos aquietar la mente, no identificarnos con ella (ni con sus ideas, etiquetas, creencias, expectativas…). Acallada la mente, hacemos posible la visión verdadera. Aquieta la mente, sal del bucle en el que tiende a instalarse… y saborea el silencio que nada separa: ahí empezarás a “ver”.
 ¿Me ejercito en el “conocimiento silencioso” del que surge la visión?

Enrique Martínez Lozano
Guía para volver a casa

sábado, 24 de diciembre de 2022

NAVIDAD 2022: "CRISTO, LUZ DE LUZ, HA NACIDO HOY"

En Navidad, más que nunca, conviene recordar que no tenemos más luz que Cristo, que nos ha nacido hoy. Recibamos a Cristo para que con toda verdad seamos “luz en el Señor” y para que Cristo brille no solo para nosotros, sino por medio de nosotros, y para que podamos arder todos en la dulce luz de Su presencia en el mundo: quiero decir, Su presencia en nosotros, pues somos Su cuerpo y Su santa Iglesia.

Cristo, luz de luz, ha nacido hoy, y puesto que ha nacido para nosotros, ha nacido en nosotros como luz, y por tanto, los que creemos hemos nacido hoy a una nueva luz. Eso es decir que nuestras almas han nacido a nueva vida y nueva gracia al recibirle a Él, que es la verdad.

La Iglesia nos sumerge en la Luz de Dios que brilla en la oscuridad del mundo, para que seamos iluminados y transformados por la presencia del Salvador recién nacido. Toda la Bondad, todo el Amor, y toda la Misericordia, toda la Amabilidad del gran Dios, han aparecido ante nosotros en Cristo. Ha abrazado nuestra pobreza y nuestra pena por amor a nosotros, para darnos Su riqueza y Su gozo. Si deseamos ver a Cristo en Su gloria, debemos reconocerle ahora en Su humildad.

Cristo ha nacido hoy en nosotros, para que aparezca al mundo entero por medio de nosotros. Este día es el día e Su nacimiento, pero todos los días de nuestras vidas mortales deben ser manifestación suya, EPIFANÍA suya, en el mundo que Él ha creado y redimido”.


Thomas Merton

sábado, 10 de diciembre de 2022

¿ERES TÚ EL QUE HA DE VENIR? (Louis Evely)

Con estas palabras expresa y profetiza Juan Bautista la sorpresa, el escándalo que causará siempre la presencia y la intervención de Dios entre nosotros
. Jesús fue objeto de escándalo para sus contemporáneos y la religión que fundó, para que continuase su persona y su obra, sigue todavía escandalizando no solamente a los que se encuentran fuera de ella, sino incluso a sus propios fieles.

Cuando Cristo vino al mundo, se encontró con una religión establecida, connatural al espíritu humano, hecha a su medida; y él la trastornó por completo. Aquella religión exaltaba la majestad de Dios, su poder, su gloria, y sentía miedo de su justicia. Lo esencial era reconocer los derechos de Dios y conseguir sus favores por medio de cierto número, lo más definido posible, de ofrendas y de oraciones. Dios castigaba a los malos y recompensaba a los justos. La señal más evidente de su beneplácito era que se gozase de paz y de prosperidad. Si se pecaba, era menester aguardar los peores castigos.

Esta religión es una religión sencilla, natural, lógica; por eso mismo, es también espontáneamente nuestra religión y tenemos que esforzarnos, si la queremos superar.

Era precisamente la religión que Juan Bautista predicaba. El esperaba un acontecimiento triunfal, un rey glorioso que haría explotar la cólera de Dios sobre los injustos. Anunciaba una gran limpieza, a base de golpes de hacha y movimientos de criba, de todo lo que habían ido amontonando las faltas de los hombres. Predicaba un enderezamiento de caminos que rellenaría los valles y humillaría las montañas. Creía, como muchos de nosotros, que el mejor medio de hacer desaparecer el mal es confundir a los culpables. Dios se manifestaría, desplegando su rigor con los violentos y mostrando su dulzura con los justos.

Por eso Jesús lo desconcertó por completo. Cuando Juan Bautista vio a Jesús hecho todo dulzura y bondad, cuando supo que rehusaba intervenir en las luchas nacionales o en cuestiones políticas, que aconsejaba tanto a los ricos como a los pobres el desprendimiento de las riquezas y que los invitaba a todos indistintamente a su reino interior, cuando lo oyó exaltar a los dóciles y a los pacíficos y anunciar la misericordia de Dios para con los pecadores, el pobre Juan Bautista se quedó sin saber lo que tenía que hacer, sin poder reconocer a Cristo en aquel feroz vengador que estaba anunciando, y terminó enviándole una embajada para preguntarle si era él o si tenía que seguir esperando a algún otro.

Y Jesús, a pesar de alabar a Juan por su rectitud, por su amor a la justicia y por su valentía, dijo de él que era el mayor de los profetas que habían precedido a su venida, pero que la diferencia del orden nuevo que él iba a instituir, de la nueva religión que él iba a revelar, era tan grande que el más pequeño del reino de los cielos sería mayor que el Bautista. ¡Y dichoso —añadió Jesús— aquel que no se escandalice de mí!

Porque Jesús renovaba todas las cosas, realizaba una inmensa revolución en nuestras concepciones religiosas: revelaba una religión que ninguno había conocido hasta entonces y que todavía no hemos acabado de comprender. Ingenuamente, como siempre, los que habían estado esperando esta revelación e incluso aquel que había recibido la misión de anunciarla, habían creído que Jesús iba a revelar lo que ya conocían, la religión que habían seguido hasta entonces, un Dios a la medida de nuestras ideas que obraba según nuestros planes, la majestad de Dios favorable a los justos y cruel para con los pecadores.

Pero Jesús reveló que Dios era manso y humilde de corazón, que Dios era amor, que había inventado algo inverosímil, horroroso, absurdo: someter el mal no con la violencia, sino con la bondad y la mansedumbre; que Dios se había decidido a venir a amar, a entregarse, a darse a los hombres como un niño frágil, como un médico sin armas en el campo de batalla de este mundo, como un cordero destinado al sacrificio. Jesús reveló una religión en la que todo consistía en amar, no con un amor insulso y sentimental, sino con un amor inspirado por un Dios exigente, implacable, crucificante para aquel que lo rechaza, infinitamente indulgente, fraternal, gratuito para con aquel que lo recibe.

Desde entonces, todo quedó trastornado. Jesús no divide a la humanidad en justos y pecadores, para recompensar a unos y castigar a otros. Sino que la distribuye en otras dos categorías muy distintas: los que saben amar, los que creen en el amor, los que por lo menos se dejan amar y los que rehúsan hacerlo. A los que le siguen, Jesús les ofrece únicamente esta recompensa dura y escandalosa: tomar su cruz y poder seguirle. Y a los pecadores solamente les anuncia una cosa: serán mimados, obsequiados, perdonados, acogidos.

No me cansaré nunca de decirlo: es una religión chocante, una religión terrible, una religión que nos desorienta. ¿Quién se atrevería a proponer como prueba de la ternura divina el fracaso, la enfermedad, la pobreza, el llanto? ¿quién entre nosotros, al empezar a sufrir, sabría ver en el sufrimiento su vocación, su llamada, el sitio donde finalmente puede lograr la imitación de su maestro? ¿quién no se escandalizaría de ello? ¡Dichoso el que no se escandalice!

Es imposible ser hombre sin que el mal nos escandalice. San Pablo tenía que sufrir un aguijón en su carne, un ángel de Dios que le abofeteaba, esto es, una enfermedad física o moral que lo humillaba y limitaba su apostolado. «Por tres veces —nos dice— rogué a Dios que me librara de él. Y él me respondió: no, te basta con mi gracia. Es en tu debilidad en donde resplandece mi fuerza».

También Jesús tuvo que sufrir en su humanidad y tuvo que aprender en la agonía esta terrible lección: «Él fue el que, en los días de su carne, habiendo ofrecido en medio de grandes gritos y lágrimas, sus súplicas a aquel que podía salvarlo de la muerte, y habiendo sido escuchado, aprendió, a pesar de ser hijo, lo que era obedecer».

Así es como serán escuchadas nuestras oraciones: no obtendremos, hermanos míos, vernos libres de la prueba, sino llevarla con amor. Dios no nos concederá la dicha, sino que podamos prescindir de ella y que aprendamos, a pesar de ser hijos e hijas suyos, lo que significa obedecer.

Esta religión nos trastorna. Nos desconcierta a nosotros lo mismo que desconcertó a Juan Bautista. La hemos aceptado en nuestro bautismo y en ciertos momentos particularmente fervorosos de nuestra existencia, pero su confrontación diaria con las realidades de la vida nos choca y nos hace vacilar. Nos resulta poco natural aceptar la cruz. ¡Sí! Estamos de acuerdo en principio y sabemos que tenemos que seguir al maestro. Pero seguramente habréis notado que de hecho nunca creemos que es la buena cruz la que nos ha tocado; siempre nos parece la más intolerable, mezquina, humillante e ineficaz la que nosotros llevamos. Es ésa precisamente la única que no podíamos aceptar. Cualquiera de las otras nos parece preferible: la del vecino, la que habíamos llevado antes, la que nos imaginamos nosotros. Siempre estamos esperando otra cruz. Nos gustaría llevar una a nuestro gusto, a nuestra medida, una cruz bonita, llena de nobleza y dignidad. Pues bien, tenemos que convencernos que si nos conviene una cruz... entonces ya no es una cruz, que si rechazamos todas las cruces que nos desagradan... entonces es que rechazamos toda cruz, que la cruz que Dios nos envía tiene que ser siempre humillante y penosa, paralizante y difícil, que nos haga daño y nos deje totalmente desarmados.

Esto fue lo que experimentó Juan Bautista cuando, después de estar varios meses en la cárcel, a punto de ser asesinado por los caprichos de una mala mujer y la debilidad de un tiranuelo corrompido, empezó a preguntarse si se trataba de los comienzos del reino y si aquel a quien él anunciaba haría algo por libertarlo.

Esto fue lo que experimentaron los apóstoles sorprendidos, perdidos, desorientados cuando Jesús, queriendo fundar un reino eterno, establecer una iglesia universal, quedándose solo, sin amigos seguros, sabiendo que humanamente su partida estaba perdida, escogió para empezar el dejarse matar. Los apóstoles creían que no era aquel el momento.

También nosotros creemos que nunca es el momento de dejarnos matar. Para la muerte de nuestros amigos, para nuestra propia muerte, nunca creemos que es el momento oportuno, creemos que podríamos seguir siendo útiles todavía y que seguiremos siendo imprescindibles en todas las tareas que aún quedan por hacer.

Pero Dios no piensa del mismo modo. Dios nunca es de nuestra opinión. Dios nos desconcierta y nos sorprende y es menester que nos sepamos dominar para creer en él.

Juan Bautista siguió en la cárcel. Allí recibió aquella respuesta misteriosa que le indicaba que todo iba bien de aquella manera, que sería precisamente ése el modo con que se instauraría el reino y empezaría a creer. El sufrió, lo aceptó, lo comprendió y demostró con su muerte que ya no esperaba a ningún otro y que había permanecido fiel a aquel a quien había encontrado.

También nosotros, pidámosle al menos a Juan Bautista que, a pesar de nuestras inquietudes y de nuestras dudas, aunque nos veamos continuamente tentados de faltar a nuestras promesas y de regatear nuestros sacrificios, aunque no acabamos de ver claro que es él el que nos exige esto y que no nos es permitido abrigar otras esperanzas, que a pesar de todo ello nos consiga de Cristo que nos haga sus profetas, sus testigos y sus mártires. Seguramente nuestra muerte no nos parecerá hermosa, ni fiel ni provechosa. No existe ninguna cruz que sea hermosa. Lo mismo que hemos fracasado en otras muchas cosas, fracasaremos también en nuestra muerte. Será menester que sigamos a Jesús hasta en sus caídas, en sus gemidos, en sus lamentos y siempre nos sentiremos tentados de suplicar que aparte de nosotros su cáliz. ¡Pero ojalá que pueda ser ésta nuestra muerte! Amén.

(Tomado de: La cosa empezó en Galilea).

martes, 6 de diciembre de 2022

MUNDO SOLEDAD PERSONA

"El mundo se está haciendo cada vez más pequeño. Cada vez hay menos espacio en el que los hombres puedan estar solos. Se dice que si continuamos creciendo al mismo ritmo, en seiscientos cincuenta años tan solo habrá escasamente un metro cuadrado para cada persona. Incluso así (alguien podría decir) habrá un metro cuadrado de soledad. ¿Es eso, empero, cierto? ¿Acaso cada persona es una soledad separada en sí misma? No. Hay Una Soledad en la que todas las personas están a un tiempo juntas y solas. Pero el precio de una concepción matemática, cuantitativa del hombre (por ejemplo bajo un enfoque positivista y sociológico) es que al reducir a cada individuo a su propio número, el hombre se ve reducido a nada; y al hacer de la masa de los hombres simplemente una suma total de unidades individuales, hace de ella un enorme vacío estadístico, un vacío en el que los números simplemente proliferan sin propósito, sin valor, sin sentido, sin amor. 

El peligro de este concepto masivo, numérico, técnico del hombre es, pues, que destruye el amor al tomar al individuo por la persona. ¿Y qué es la persona? Precisamente es una en la unidad que es el amor. Es indivisa porque está abierta a todo. Está abierta a todo porque el amor que es la fuente de todo, la forma de todo y el fin de todo, reside en ella y en todo. Es verdaderamente sola toda persona que está completamente abierta al cielo y a la tierra y no se cierra a nadie.

El amor no es un problema, ni una respuesta a una pregunta. El amor no conoce preguntas. Es la base de todo, y las preguntas surgen en la medida en que estamos divididos, ausentes, extrañados, alienados de esa base

Pero la naturaleza precisa de nuestra sociedad es generar esa división, esa alienación, ese extrañamiento, esa ausencia. De ahí que vivamos en un mundo en el que, por mucho que lo atiborremos de posesiones, proyectos, explotación y maquinaria, nosotros mismos estamos ausentes. De ahí que vivamos en un mundo en el que decimos que «Dios ha muerto» y en cierto modo es cierto porque ya no somos capaces de experimentar la verdad: que estamos completamente arraigados y afincados en su Amor".

Thomas Merton
Del prefacio a la edición japonesa de Pensamientos en la soledad  Marzo de 196

viernes, 2 de diciembre de 2022

ANCLADOS EN LA EXPERIENCIA DE DIOS

"En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla" (Lc 10, 21-24).

 Jesús, lleno de alegría, estalla en una explosión de gratitud, al constatar que la gente sencilla “ve”. La alegría y la gratitud brotan, sin duda, de la consciencia viva de su identidad más profunda, allí donde se siente uno con el Padre y con todos los seres

Por el contexto, sabemos que la expresión “los sabios y entendidos” alude a las autoridades religiosas y a los teólogos oficiales (escribas o doctores de la ley), es decir, a quienes creen saberlo todo y presumen de conocer a Dios y su Ley. “Los sencillos”, por el contrario, son aquellos que resultan sospechosos a los “entendidos”: los pecadores, los analfabetos, los grupos marginados (niños, mujeres, enfermos, pobres…) que, al acoger la palabra de Jesús, encuentran luz (se les “revela”) y dicha

Tanto la alegría como la gratitud no son sino otros nombres de nuestra verdadera identidad. Podemos experimentar tristeza y tener reacciones ingratas, pero somos Gozo y Gratitud, como lo era Jesús; como lo son todos los seres. Porque todos somos uno con el “Padre”, con la Fuente o el Vacío de donde todo brota. 

Pero no lo veremos a través de la mente. Esta puede hacernos “entendidos” en muchas cosas, pero corremos el riesgo de caer en una trampa tan sutil como peligrosa: la de creer que pensar es lo mismo que conocer, y así reducimos lo Real a nuestros conceptos. Como ha escrito Giorgio Nardone, “es una perversión de la inteligencia creer que la razón lo solventa todo”. Nos libraremos de esa trampa gracias a la sabiduría del no-saber (del no-pensamiento): “Entréme donde no supe y quedéme no sabiendo, toda ciencia trascendiendo”, sabía bien san Juan de la Cruz

Y lo mismo vale para Dios, tal como lo expresaba el místico cristiano Angelus Silesius, en el siglo XVII: “Qué sea Dios, lo ignoramos…; es lo que ni tú ni yo ni criatura alguna ha sabido jamás antes de haberse convertido en lo que Él es”. O la poetisa Charo Rodríguez: “Solo el Dios encontrado, / ningún dios enseñado puede ser verdadero, / ningún dios enseñado. / Solo el Dios encontrado / puede ser verdadero”. Tendremos que “dejar caer” todas nuestras ideas y creencias sobre Dios –en realidad, son solo “objetos mentales”–, para anclarnos en la Presencia que se nos regala a través del silencio de la mente".

Enrique Martínez Lozano

Otro modo de leer el Evangelio

miércoles, 30 de noviembre de 2022

ADVIENTO EN THOMAS MERTON

“Para el hombre en Cristo, el ciclo de las estaciones es algo enteramente nuevo. Se ha convertido en un ciclo de salvación. El año no es simplemente un año más, es el año del Señor, un año en el que el paso del tiempo mismo no sólo nos trae la natural renovación de la primavera y la fecundidad de un verano terrenal, sino también la fecundidad espiritual e interior de la gracia” (55).

El año litúrgico… santifica nuestras vidas… nos llama la atención hacia la gran verdad de la presencia de Cristo en medio de nosotros… renueva nuestra redención en Cristo… nos muestra que, aunque estemos captados todavía en la batalla entre carne y espíritu, la victoria ya es nuestra.

“Para el creyente que vive en Cristo cada día nuevo renueva su participación en el misterio de Cristo. Cada día es un nuevo amanecer de esa “lumen Christi”, la luz de Cristo que no conoce poniente” (57).

“La liturgia es la gran escuela de la vida cristiana y la fuerza transformadora que vuelve a dar forma a nuestras almas y a nuestros caracteres en la semejanza de Cristo” (57).

Año de salvación, año de iluminación, año de transformación.

“Nunca podemos trepar hasta Él; Él ha de bajar hasta nosotros. Eso es lo más importante en el misterio del Adviento: el descenso de Dios a nuestra bajeza, por puro amor, no por ningún mérito propio” (71).

“Veló su claridad para acomodarla a nuestros débiles ojos… No hemos de ir muy lejos para encontrarle, está dentro de nosotros” (72).

Tomado de : "Tiempos de celebración".

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Santidad es descubrir quién soy...

“Es cierto decir que para mí la santidad consiste en ser yo mismo y para ti la santidad consiste en ser tú mismo y que, en último término, tu santidad nunca será la mía, y la mía nunca será la tuya, salvo en el comunismo de la caridad y la gracia. Para mí ser santo significa ser yo mismo. Por lo tanto el problema de la santidad y la salvación es en realidad el problema de descubrir quién soy yo y de encontrar mi yo verdadero… Dios nos deja en libertad de ser lo que nos parezca. Podemos ser nosotros mismos o no, según nos plazca. Pero el problema es este: puesto que Dios solo posee el secreto de mi identidad, únicamente él puede hacerme quien soy o, mejor, únicamente Él puede hacerme quien yo querré ser cuando por fin empiece plenamente a ser. Las semillas plantadas en mi libertad en cada momento, por la voluntad de Dios son las semillas de mi propia identidad, mi propia realidad, mi propia felicidad, mi propia santidad” (Semillas de contemplación).

LA DANZA GENERAL.

"Lo que es serio para los hombres a menudo no tiene importancia a los ojos de Dios.Lo que en Dios puede parecernos un juego es quizás lo que El toma más seriamente.Dios juega en el jardin de la creación, y, si dejamos de lado nuestras obsesionessobre lo que consideramos el significado de todo, podemos escuchar el llamado de Diosy seguirlo en su misteriosa Danza Cósmica.No tenemos que ir muy lejos para escuchar los ecos de esa danza.Cuando estamos solos en una noche estrellada; cuando por casualidad vemos a los pajaros que en otoño bajan sobre un bosque de nísperos para descansar y comer; cuando vemos a los niños en el momento en que son realmente niños; cuando conocemos al amor en nuestros corazones; o cuando, como el poeta japonés Basho, oímos a una vieja ranachapotear en una solitaria laguna; en esas ocasiones, el despertar, la inversiónde todos los valores, la "novedad", el vacío y la pureza de visión que los hace tan evidentes nos dan un eco de la danza cosmica.Porque el mundo y el tiempo son la danza del Señor en el vacío. El silencio de las esferas es la música de un festín de bodas. Mientras más insistimos en entender mal los fenómenos de la vida, más nos envolvemos en tristeza, absurdo y desesperación. Pero eso no importa, porque ninguna desesperación nuestra puede alterar la realidad de las cosas, o manchar la alegría de la danza cósmica que está siempre allí. Es más, estamos en medio de ella, y ella está en medio de nosotros, latiendo en nuestra propia sangre, lo queramos o no".
Thomas Merton.

ORACIÓN DE CONFIANZA...

“Señor Dios mío, no tengo idea de hacia dónde voy. No conozco el camino que hay ante mí. No tengo seguridad de dónde termina. No me conozco realmente, y el hecho de que piense que cumplo tu voluntad, no significa que realmente lo haga. Pero creo que el deseo de agradarte te agrada realmente. Y espero tener este deseo en todo lo que estoy haciendo. Espero no hacer nunca nada aparte de tal deseo. Y sé que si hago esto, tú me llevarás por el camino recto, aunque yo no lo conozca. Por lo tanto, siempre confiaré en ti aunque parezca perdido y a la sombra de la muerte. No temeré, pues tú estás siempre conmigo y no me dejarás que haga frente solo a mis peligros

AMIGOS DE THOMAS MERTON.

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.